Saltar al contenido

Redmi Note 10 Pro: toda una experiencia al mejor precio

Poner código de anuncios

Ya estamos acostumbrados a que el Redmi sea objeto de atención por la evolución de su calidad y bajo precio; pero analizando al Xiaomi Redmi Note 10 Pro observamos que es su mejor apuesta hasta los momentos y además adquirible solo por 300 euros.  

El año pasado fuimos testigo de cuatro Redmi Note 9, de ellos el 9 Pro era el que más ofrecía en cuanto a funcionalidad y rendimiento. Hoy el Redmi Note 10 Pro es su evolución y de alguna manera muy parecido, pero con un nuevo diseño y cámaras más potentes. 

Conoce el Note 10 Pro

En dimensiones, pantalla, resolución de cámaras, velocidad de procesamiento y almacenaje parece ser el protagonista del momento, conócelo a detalle en este review: 

Revolucionarias 4 cámaras 

En esta versión se incorporan cuatro cámaras traseras, en sintonía a equipos de gama alta como Iphone y Samsung. 

Las cuales cuádruples cámaras están repartidas en un módulo superior, con más presencia para la principal y un sensor sorprendente de 108 mega pixeles para imágenes únicas. 

Sus otras dos cámaras traseras se usan como telemacro y otra de profundidad, mientras que la frontal brinda 16 mega pixeles de calidad en sus fotos. 

Peso y herramientas 

A pesar de que su batería tiene un tamaño considerable no es grueso, de hecho es más compacto que el Redmi Note 9T, con una pantalla Amoled más grande y ligera, aunque podríamos decir que este es un móvil más largo y grande.

 Si lo que deseas es huir de esos smartphones pesados pues el Redmi 10 Pro es el mejor para ti, con sus 193 gramos, y el dato más importante no resulta pesado tras su uso diario. 

La pantalla no posee curvaturas a los lados y aún se mantiene el agujero en la pantalla en el área izquierda que también notamos en el Redmi Note 9T, pero en este estaba en el centro.

En cuanto al auricular este sale de forma discreta entre la pantalla y el borde de metal, en el borde superior están los altavoces y en borde inferior se encuentra otro, puesto a un lado del USB de tipo C. 

En cuanto a lo relacionado con el audio trae un conector de 3,5 mm en la parte de arriba, y el lector de huella está en el lateral.

Pantalla real  

Su pantalla AMOLED de 6,67pulgadas posee una resolución de 2.400 x1.080 píxeles, para una densidad de 394 píxeles por pulgada. El brillo máximo es de 1.200 note, con un ratio de contraste de 4.500.000:1, y un táctil de 240 Hz. 

Es un móvil de gama media, con características que esperamos de un móvil así, muy ambicioso dentro de su familia. El full HD + demuestra ser una resolución que permite una mejor experiencia de visualización y a pesar de que la densidad no es lo que se destaca en lo relativo a definición es muy suficiente. 

Vemos algunas opciones para configurar la cámara pero no tan bien exactas como en el Xiaomi Mi 11. Al cambiar los colores estándar se nota un poco más natural y agrada. 

En el menú de ajustes se ve la tasa de refresco que se puede dejar en 60 hercios, o bien colocar en el máximo 120 HZ. La fluidez de 120 HZ es un extra que recomendamos tener activado en vista de que a 60 HZ el scroll y el paso de una app a otra se hace lento, sobre todo lo vemos en los juegos. 

En relación con el resto de los ajustes de pantalla se conserva casi todas las opciones como son la configuración de pantalla completa por app, modo lectura y modo oscuro. 

Para mantener la pantalla en modo ambiente y las alternativas de la pantalla de bloqueo debemos ir a los ajustes donde es posible la activación de despertar pantalla al levantar o con dar dos toques. 

Fácil navegación

Ya tiene su sitio en la pantalla de inicio, en la cual podremos modificar la configuración de apps (desde el pre load, se puede escoger entre escritorio o cajón). Recuerda que la cámara está asomada por un agujero en la pantalla, justo en el centro.

Por su diámetro reducido facilita que la barra de tareas esté en unos 5,6 milímetros, con lo cual se ajusta suficientemente al texto (claro el récord lo tiene Samsung con 4,5 milímetros) y permite la visualización y mejor aprovechamiento de la pantalla. 

La pantalla ofrece buena experiencia al usuario, tanto por la visualización como por la sensibilidad del táctil. Lo que faltaría mejorar es el ajuste de brillo automático que es un poco lento en su reacción y se queda alto al estar expuesto a baja luz, pero en el resto de los demás aspectos satisface. 

Rendimiento asegurado 

Al igual que en el Xiaomi Redmi Note 9 Pro la marca recurrió en esta nueva versión al Snapdragon 732G, un procesador de gama media de Qualcomm, que en el dispositivo que probamos lleva 8 GB de RAM y tiene 128 GB de capacidad de almacenamiento. 

A pesar de ser nuevo es suficiente, sin dejar de apreciar que al artefacto le estén faltando recursos de hardware para la ejecución de apps más exigentes.

Percibimos algo bueno: no se calienta. Hemos jugado durante 20 minutos y no hemos notado un aumento de temperatura, por lo que la construcción y el diseño al parecer facilitan la disipación del calor. 

Software confiable

En el Redmi Note 10 Pro es MIUI 12.0.1, sobre Android 11, en la precarga vemos lo de costumbre en las capas de personalización, pudiendo personalizar algunas cosas e iniciar sesión o crearnos una cuenta si es nuestro interés. Continúa la ausencia de preselección de instalación como vimos en One 12.5, aunque en MIUI 12.5 se va a incluir la posibilidad de desinstalar estas. 

Opinión del Redmi Note 10 Pro

El Redmi Note 10 Pro nos recuerda al Redmi Note 9, en aspectos positivos y no tan positivos. 

El audio, autonomía y la pantalla están muy estupendos. Es un smartphone bien construido, muy cómodo, a pesar de ser grande y alargado, en especial, por no ser grueso y por no tener curvatura en la pantalla. Esperamos que MIUI cambie la fluidez y la optimización en una próxima versión del sistema. 

Poner código de anuncios